Guía de exploración. Exposición Nada que cesa. Fernando Arias.

por | May 5, 2020

Conoce la Guía de exploración de la exposición Nada que Cesa de Fernando Arias; creada por Educación MAMBO con apoyo del artista. El MAMBO de Voz a Voz acoge la programación expositiva del 2020 en la que se visibiliza el trabajo de artistas como Fernando Arias que cuestiona el comportamiento social, político y medioambiental en Colombia. Nada que Cesa reflexiona en temas que suelen ser tabú en la sociedad. La Guía de exploración analiza ocho obras de Arias y construye un contexto teórico, participativo, pedagógico y analítico para que interactúes y enriquezcas tu conocimiento.

Hablaremos sobre problemáticas que son evadidas en la agenda política nacional como:

  • El rechazo a la libertad de identidad de género.

  • La discriminación por la orientación sexual.

  • El impacto de la violencia del conflicto armado en las poblaciones más vulnerables.

  • El abuso de poder.

  • Los asesinatos de líderes sociales.

  • Las amenazas por libertad de expresión.

  • La explotación minera.

Esta Guía de exploración digital, enmarcada en el compromiso de MAMBO en Casa, desmenuza la exposición y la aborda desde diferentes perspectivas con las que podrás enriquecer tus análisis frente al trabajo de Arias. Descubrirás datos, definiciones y descripciones de las obras para que respondas preguntas y nos comentes todos tus pensamientos e ideas.

Directora de Educación del MAMBO: Lyda Vásquez. Diseñadora de la Guía de exploración: Silvana Perdomo.

Guía de exploración. Exposición Nada que Cesa. 

Obra 1. Seropositivo (1992-94). Guía de exploración. Exposición Nada que Cesa. 

Explora el libro de comentarios de Seropositivo. Estas páginas fueron escritas en la instalación original de 1994. Incluye los conmovedores pensamientos de los visitantes en los noventas. Se pone en escena para crear una reflexión sobre sí, a casi treinta años de haber presentado la obra en el MAMBO, han existido algunos cambios en los imaginarios y en los tabúes que tienen las personas frente al virus del VIH. Este 2020, se incluye en Nada que cesa, un nuevo libro para que los visitantes se expresen.

Abrimos el nuevo libro de comentarios aquí para que nos compartas tus opiniones, sentimientos e ideas acerca de este tema. De esta manera, se puede hacer un comparativo con el libro de 1994 para ver el cambio en los imaginarios acerca del VIH.

Seropositivo fue una instalación que buscaba indagar sobre la crisis moral y ética que tenía la sociedad frente al virus del VIH resonante con el contexto de los noventa en los que la propagación del virus alcanzó un pico histórico en Colombia.

Dentro de la muestra actual, en la exposición Nada que Cesa, se revisita la instalación Seropositivo que fue la culminación de una investigación que Arias comenzó con otras dos instalaciones, Análisis y Cuarto Frío. En estas dos obras Arias indagó sobre la experiencia del Virus del VIH en la que reflexionaba sobre la frialdad de la clínica y en la materialidad misma de la sangre infectada. A través de su cuerpo exploró también el cuerpo colectivo.

La actual instalación de Seropositivo en el Museo revisita las obras de 1994 en las que se incluyó una fotografía del cuerpo desnudo del artista en el piso y sobre ésta, más de tres mil plaquetas de laboratorio con rastros de sangre de personas portadoras del virus. Las plaquetas estaban ensambladas a manera de azulejos y la instalación contaba con una iluminación de neón asemejando una piscina donde el cuerpo de Arias parecía estar flotando o hundiéndose.

¡Comenta aquí!

Galería de obras de Fernando Arias. 

Obra 2. Prefiero que salga ratero a maricón (2018). Guía de exploración. Exposición Nada que Cesa. 

Por el derecho a tener una libre identidad. Abrimos el debate acerca de la discriminación por la orientación sexual y la influencia de la religión y de las convenciones conservadoras en la atracción sexual. «Mis obras están relacionadas con la política, la sexualidad y cómo la religión reprime los deseos y el desarrollo de la personalidad misma», explica Arias.

«Estos mártires de baja estofa se suman a las mujeres víctimas de la violencia de género, o a las personas transgénero asesinadas por no ser normativas, o a la de los niños y niñas indígenas que cada año mueren de hambre, o a las gentes que mueren de enfermedades tan absurdas como curables por no recibir una atención médica digna. La violencia en Colombia empieza mucho antes que la guerra.» Escribe ✍🏽 Paco Gómez Nadal sobre el trabajo de Arias en Morir cuando ya se está muerto (o el uso generoso del privilegio de estar vivo).

En esta sección de la Guía de exploración, se presentan datos importantes acerca de la identidad de género en Colombia y la orientación y atracción sexual. Cuando usamos un vocabulario adecuado, los temas que suelen ser tabú empiezan a ser aceptados y discutidos en la cotidianidad. 

Obra 3. Líderes y lideresas sociales van al cielo (2020). Guía de exploración. Exposición Nada que Cesa. 

Después de la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, el asesinato de los líderes y lideresas sociales no ha cesado en Colombia. Por el contrario, ha crecido de una manera desmesurada. Abrimos el debate acerca del asesinato de líderes y lideresas sociales, las amenazas por la libertad de expresión, la violencia en Colombia y el abuso de poder. Más de 750 líderes entre excombatientes, indígenas, campesinos, afrodescendientes han sido asesinados por defender sus derechos, su territorio, sus comunidades, los derechos de las mujeres, los derechos de la comunidad LGBTI y los derechos de otras minorías.

A través de esta obra, Arias denuncia que nos hemos convertido en un país anestesiado por la violencia al que no le interesa la vida sino el conteo de la muerte; contar los cadáveres de las fosas comunes, contar las cifras de los desaparecidos, contar los cientos de niños indígenas que mueren de sed, contar los cientos de feminicidios… Contar las víctimas de la violencia, de la corrupción y del abuso de poder.

«Finalizadas las negociaciones de paz de la Habana creímos entrar en un nuevo momento histórico, a vivir por fin en una sociedad donde las diferencias no se resolvieran cobrando sangre. Esto no sucedió y desde el año 2016 cuando los combates cesaron, empezó una campaña de exterminio a los líderes sociales, indígenas, campesinos y excombatientes de las FARC. Este despertar de la violencia se ha cobrado más de 700 víctimas y los líderes pobremente protegidos son eliminados, una estrategia atroz de exterminio muy similar a la padecida por la izquierda civil en los años 80.» Santiago Rueda. De Análisis a 0566 (Contador de víctimas).

“Por lo menos, sería conveniente abrir el compás para entender si seguimos hoy aceptando una normalización de la violencia con todas sus aberraciones de cultura y personalidad, o si ya hemos tenido suficiente suplicio y merecemos llegar a la etapa de la reconstrucción social, moral, política y económica que nos merecemos. ¿Habremos llegado a tales profundidades culturales, para sentir que la guerra y el conflicto sean cosas tan frecuentes y aceptables que hayan convertido en expresiones normales de la vida colectiva, sin que produzcan mayores preocupaciones? ¿Quedan aún resquicios de órdenes sociales anteriores donde la cooperación, el altruismo, la construcción, el amor y el respeto a la vida y la heredad humana puedan todavía ser recuperados y activados?» Fals Borda en De Análisis a 0566 (Contador de víctimas).

Finalmente, Fernando Arias, artista de la exposición Nada que Cesa desarrolla: «Todo lo que agarra esta exposición es un poco, que puede ser una palabra fea pero que resume todo, es la mierda que cada uno de nosotros tenemos por dentro. La mierda que nos han hecho comer y esa mierda que nos está tirando los que se sienten en el poder. La misma mierda con el asesinato de líderes sociales, todas estas cosas que están sucediendo, que se resumen básicamente en el irrespeto de la vida.» 

Obras de la sección 4. Obras ´Escudo bala´ (2009) y ´Escudo Águilas´ (2011). Guía de exploración. Exposición Nada que Cesa. 

Conoce la cuarta sección de la Guía de exploración de la exposición Nada que Cesa en la que su artista, Fernando Arias, denuncia las incoherencias en las representaciones nacionales que tergiversan la identidad colombiana. El trabajo de Arias está lleno de humor negro, sarcasmo e ironía. El artista se apropia de diferentes símbolos patrios, desdibuja y recontextualiza su iconografía para mostrar una realidad más coherente de la identidad del país. De esta manera, el artista crea dos obras ´Escudo bala´ (2009) y ´Escudo Águilas´ (2011) para hacernos reflexionar sobre la memoria histórica y la representación identitaria que iría más en línea con el contexto actual de Colombia.

En ´Escudo bala´ (2009), Arias configura la forma original del escudo de armas de la República de Colombia por una forma de una bala, haciendo referencia a la violencia y al conflicto que ha arremetido al país durante muchos años. Encima de esta forma fálica de una bala posa a un cóndor que es el ave insignia de la Nación que simboliza la libertad, que con sus alas extendidas sostiene la cinta que originalmente dice Libertad y Orden. Arias altera el lema, que es el emblema nacional del país por Libertad y Desorden.

En ´Escudo Águilas´ (2011), Arias reemplaza el cóndor por diferentes águilas negras, aves de rapiña, que se posan sobre el Escudo Nacional de Colombia. La referencia a las Águilas Negras, la toma del nombre que adoptaron diferentes bandas criminales tras la desmovilización del grupo paramilitar AUC en 2006. Las Águilas Negras son una agrupación de derecha vinculada a diferentes actividades ilícitas como narcotráfico, extorsión, robo, secuestro y terrorismo.

Paco Gómez Nadal dice que Arias aúlla con Nada que Cesa; «Aullar puede ser eso: distribuir el privilegio; rebelarse podría ser, simplemente, abrir los ojos, darle nombre a cada cifra, dedicar un museo a cada vida que sigue viva, convertir las plazas públicas en lugares de memoria colectiva, consagrar al país al sagrado corazón de las colombianas y colombianos que se juegan la vida en la defensa del territorio o en la reivindicación de la esquiva justicia, arrancar de cuajo el hielo del resto de corazones criogenizados de tanto mirar el televisor, desbrozar el desierto de emociones en el que hemos convertido la vida en común, sembrar de utopías cada fosa común y reivindicar a los cientos de miles de muertos vivos que nos siguen dignificando. El acto antipoético de Arias se convierte también en una polética y en una polírica que se enfrenta al corpus de silencio del país neocolonial y teocrático que habitamos. Lo hace en este ´Nada que cesa´ en el que todo aquellos que habita en los pliegues periféricos de la invisibilidad se toma las paredes.» Morir cuando ya se está muerto (o el uso generoso del privilegio de estar vivo).